Ofrécete para las Fiestas. Para todo lo demás existe la tarjeta de crédito.

Fotolia_89905017_Subscription_Monthly_M-800x546

En el día de san Valentín nos abrazamos y besamos más, por lo que reducimos el estrés, bajamos la hipertensión y fortalecemos el organismo. Durante el cumpleaños permitimos que nos ofrezcan regalos, somos más amables y nos sentimos especiales. ¿Y durante las Fiestas? Exacto ¡Se acercan las Fiestas! Y aunque queda todavía un mes, ten cuidado: ¡lo más estresante es hacer las compras al último momento!

CINCO REGLAS PARA REGALAR ALGO

¡Cuidando a los demás, te cuidas a ti mismo! Dunn, Aknin, Norton comprobaron que en lo que gastamos dinero es por lo menos tan importante como lo que ganamos. Y los que gastan más para los demás son más felices que los que compran para sí mismos. Al dar, construimos relaciones y nos comunicamos, empezando una cascada de mutualidad. La regla de reciprocidad (Cialdini) indica que nos sentimos obligados a regalarle a la persona que nos dio algo gratis. Si entonces has regalado a alguien una experiencia excepcional (un concierto, vacaciones, boletos al spa, son más satisfactorios que ropa o cosméticos), este va a querer devolverte una experiencia de la misma intensidad; si aparte has hecho esta experiencia más excepcional (insólito), entonces será mucho más valorado. Mientras más temprano pienses en un regalo y más rápido lo logres, tanto más largo te deleitarás con él. La regla de posponer en el tiempo la consumación enseña que mientras más esperamos algo, más nos alegra tenerlo. Y la última regla: piensa en algo que será recordado por el agasajado más tiempo que el periodo de consumación, y aparte de hacer compras más razonables, también fortalecerás la relación entre Ustedes. Recuerda que el mejor regalo para las Fiestas es fortalecer la cercanía en la familia.

NO SE TRATA DE DINERO

Los estudios (Leaf Van Boven y Thomas Gilovich) indicaron que la gente es más feliz, experimentando determinadas experiencias que recibiendo cosas materiales. Esto significa que más le importa la experiencia y las emociones relacionadas con esta que los objetos materiales. El cuánto cuesta un regalo, también tiene un significado menor. El agasajado primero comprueba si el regalo le gusta (los estudios de Yan Zhang y Nicholas Epley) y entonces piensa en las intenciones del donador. Pasa la prueba más regalar lo que otra persona quiere recibir pero que nunca lo compraría. Si no aciertas, las mujeres estadísticamente hacen de tripas corazón, los hombres son menos sutiles y más rápido hablarán de su insatisfacción. No regales dinero – se comprobó (Carole B. Burgoyne y David A. Routh) que no es capaz de construir intimidad y concentra el agasajado más en el estatus material que en el intercambio de sentimientos.

NO NOS SIRVE LA COMERCIALIZACIÓN DE LAS FIESTAS

Los estudios (Kasser, Sheldon) indican que mientras más estamos concentrados en la familia y en los rituales tradicionales, tanto más nos alegran las Fiestas; y mientras más nos concentramos en las compras y regalos tanto peor nos sentimos. Los que con consciencia traten los gastos también serán más felices. ¡Para nada nos sirve la comercialización de las Fiestas! Las personas más religiosas – en consideración a la tradición cristiana de las fiestas – las experimentarán más emocionalmente, poniéndoles más valor.

El significado de los comportamientos grupales es también enorme ya que la atmósfera de las fiestas se contagia. Una vez tuve la oportunidad dirigir un seminario en Tel Aviv en los días de fiestas (los cuales en la tradición judía no se celebran, y se trata como unos días laborales normales) y viendo los demás trabajando como cada día, ocupados con cosas “cotidianas”, no fui capaz de sentir las fiestas igual que en Polonia. Mientras más se involucre en los villancicos, en la preparación de los árboles navideños, en pasar tiempo juntos, en las historias de Santa Claus, tanto más alegría, felicidad y vivencias comunes.  Incluso sirven las historias inventadas – los estudios indican que cuando el asunto de santa Claus sale a la luz entonces los padres (y no los hijos) están más tristes. ¿A lo mejor porque subconscientemente saben que desde ahora dar los regalos no va a ser ya tan excepcional?

ENVUELVE EL REGALO

El efecto de aureola enseña que lo que es atractivo, también es visto por nosotros como mejor, estupendo, más inteligente, más eficaz, etc. Cuida lo excepcional de casa y en la mesa. Si has preparado sopa de betabel, asegúrate que es de “los más sanos betabeles”. “Nunca has trabajado tanto” para preparar el ponche, y los regalos que “de verdad eran muy difíciles de encontrar”. El marketing es seducción del “ego”, y si no envuelve apropiadamente el producto nunca lo venderá. La gente compra historias, y estas tienen que estar muy bien presentadas. Así lo demostró un famoso experimento de 2009. En la estación del metro de Washington un violinista tocó seis obras de Bach durante 45 minutos. Recogió 32 dólares, a su lado pasaban miles de personas y más atención le puso un niño de tres años. Lo que no sabía la gente era que tocaba para ella – gratuitamente – Joshua Bell, un virtuoso de fama mundial, en un violín con valor de más de 2,5 millones de dólares. Dos días antes los  boletos para su concierto por 100 dólares estaban totalmente vendidos. ¿Conclusión? Sin el marketing la gente no valora el producto, así que, “envuelve” las fiestas en historias. Esta inseguridad con la llegada de santa Claus, la atmósfera solemne, los cantos comunes, las historias de las personajes religiosas, todo esto crea un clima gracias al cual las personas se acercan entre sí. Por eso, la calidad de tu presencia, tus emociones, tus palabras causa que seas para los demás el regalo más importante.

NO COMPRES CUENTOS MALOS

Para no acabar como la gran mayoría de los retrasados, que con la presión elevada ocupan tiendas en el último fin de semana ante las Fiestas. Para no compararse con otros miembros de la familia que compraron regalos más caros o más bonitos. Para no caer en la trampa del perfeccionismo y renos ideales, santa Clauses, “todos son más felices en el mundo”, que crean la presión de ser alguien en vez de la alegría de estar juntos. Para no tener expectativas idealistas con los cercanos, quienes después de un duro mes van a querer dormir más o descansar frente a la tele en vez de participar en preparaciones febriles. Para no endeudarse solo para enseñar cómo te importa, ya que esto se puede lograr no solamente con la ayuda financiera. El número de suicidios y personas que padecen depresión en el tiempo de fiestas crece significativamente y esto está directamente relacionado con la presión de comprar regalos, con las preparaciones meticulosas o la soledad.

REGALO ES LA MATERIALIZACION DE LA RELACIÓN

Al pensar en los regalos pensamos generalmente en cosas materiales – una bufanda, un juguete, un boleto para el concierto. Pero lo más esencial es lo que no se ve, es decir, la relación que se manifiesta con ese regalo. Mientras más tiempo y esfuerzo haya que invertir en él, tanto más intensidad de la experiencia, tanto del que regala como del que recibe. ¿Has encontrado en una subasta en Internet un único libro con el cual soñaba la otra parte? Vas a ser estimado como alguien que ayuda a cumplir los sueños. ¿Durante medio año coleccionabas sellos y lo hiciste con mucho cuidado? Esto significa que te sacrificas para alguien y que te importa una relación mutua. ¿Has comprado ropa interior atractiva a tu esposa? La belleza está en los ojos del admirador, así que, justamente le diste ánimo comunicando que te gusta y te atrae. Un paquete de libros puede indicar que ves en la persona que lo va a recibir a alguien inteligente, un juego de computadora para un niño indica que quieres más sus aficiones que tus reglas del tiempo pasado frente del monitor. Porque bajo un regalo material se esconde la intención y la información muy importante: Así es como te veo, así eres para mí. Ya que la gente intenta cumplir las expectativas que ponemos en ella (el efecto de Rosenthal), vale la pena darse cuenta que tu regalo empieza en la cabeza y luego al final se encuentra bajo el árbol de Navidad. Tus intenciones decidirán qué y cómo regalarás, porque Tú eres el mejor regalo.

CHRISTMAS MANAGEMENT SYSTEM

Planea cuánto quieres gastar para no dejarte vencer por las omnipresentes promociones. No entres a la tienda cuando estés de mal humor porque gastarás más de lo que necesitas. Haz compras pensando en los demás no en ti mismo. Haz una lista de regalos para comprar y después vete a las tiendas, en caso contrario comprarás bajo la influencia de las emociones. Compra lo que te gusta y sientes que va a hacer feliz al otro lado, y no lo que cuesta mucho (es un error conectar el amor con el dinero). Vete de compras con el dinero contado, al contrario puedes perturbar los débitos. No esperes a las últimas horas para perder tiempo en las filas y comprar algo bajo la presión del tiempo, vete de compras ahora. ¿Tal vez por Internet? Manda las tarjetas lo antes posible, si no llegarán después de las fiestas y no cumplirán su papel. Todas estas reglas pueden ayudarte a hacer las compras racionalmente y enfocarte en el regalo más importante – la cercanía interhumana.

SIETE ACTIVIDADES

Al seguir los estudios (Kasser y Sheldon), las fiestas se componen de siete actividades principales:

  1. Pasar tiempo con la familia.
  2. Involucrarse en los rituales tradicionales (p.ej. decorando el árbol de Navidad)
  3. Participar en actividades religiosas.
  4. Gastar dinero pensando en los demás (comprando los regalos)
  5. Recibir regalos de los demás.
  6. Ayudar a los necesitados (la costumbre de preparar un plato en la mesa para un desconocido)
  7. Alegría de los placeres sensoriales (comida).

Entre ellas la más importante resultó pasar tiempo con la familia. Se demostró que los hombres se preocupan por las fiestas menos que las mujeres y las personas mayores son más felices que las jóvenes (sobre todo si son activas religiosamente). Ningún otro factor (educación, origen, estado económico) tenían influencia en este resultado; estar entre los parientes siempre aparecía en el primer lugar. Por eso Tu presencia y buen estado de ánimo son tan importante en estas Fiestas.

VALE LA PENA SER BUENO

Cuando se ayuda a los demás crecen las emociones positivas. Experimentándolas prolongamos nuestra vida, reducimos el estrés, fortalecemos la inmunidad. Los comportamientos que demuestran generosidad enseguida provocan la formación de anticuerpos (Dr. Stephen Post para WebMD), el altruismo genera más oxitocina (la hormona del amor incondicional). Se ha creado incluso el término “droga que ayuda”, es decir, un positivo estado emocional que aparece justo después de hacer algo bueno para otra persona. Entonces el cerebro del altruista activa el centro de recompensa y generando dopamina y endorfina cambia de humor a positivo. También, gracias a la empatía y compasión, nos hacemos proactivos y empezamos a tomar las actividades. El Dr. Richard Davidson, escaneando los cerebros de los monjes budistas que meditaban sobre la compasión, descubrió que su centro de planificación era mucho más activo. Mientras mejor nos sentimos tanto ayudamos con más ganas (Nowicki, Daubman), y durante las fiestas hay muchas oportunidades para sentirse bien.

DERECHO AL AMOR

Y aunque no lo admitimos – muchas veces en el trabajo durante el año, de estar corriendo, cansado y a veces frustrado – durante las Fiestas siempre contamos con el regreso a los mejores recuerdos de la infancia. A la curiosidad de lo que vamos a encontrar bajo el árbol navideño. A la solemnidad de la cena del Año Viejo. A los momentos sin conflictos familiares, a los padres que se esfuerzan. Al papá más tranquilo que siempre, a mamá mucho más protectora y tolerante. Estar con ellos, a quienes se quiere nos llena de alegría y nos da la sensación de felicidad. Quizás por eso la canción de Mariah Carey „All I want for Christmas is you” se convirtió en uno de los sencillos mejor vendidos en el siglo XX (el puesto 19) – porque la gente en todo el mundo se identificaba con su mensaje. Por eso no va a ser una sorpresa que… el mejor regalo eres Tú.

Si quieres leer más textos y enseñanzas del campo de la psicología práctica, haz click en “Me gusta” en el perfil del autor: www.facebook.com/mateuszgrzesiak

 

 

No Comments