¡A curiosear, presumir y conocer desconocidos, o sea cu en el Facebook! La psicología de las redes sociales.

Fotolia_68234874_Subscription_Monthly_M-800x534

Al despacho de un psicólogo entra un joven de preparatoria. Entró triste, con la cabeza agachada y se sentó en el sillón. ¿Qué ha pasado? – preguntó el psicólogo. He añadido dos amigas de mi escuela al Facebook y mi novia me dejó – respondió el chico.

El psicólogo se sorprendió, porque no era el primer cliente con estos “problemas”. Los estudios del dr. Russel Clayton de la University of Missouri indican que mientras uno de la pareja utiliza más el Facebook, el otro es capaz de vigilar más su actividad. Esto lleva a los celos, que, aparte, están motivados con la posibilidad de contactos de personas con perfiles atractivos. Esto lo confirman las estadísticas – el 57% de personas que ven a alguien interesante, en seguida les mandan invitación. Las mujeres, que participaron en los estudios, se quejaban que sus parejas no subían fotos donde estaban juntos, lo que según ellas significaba falta de empeño.

  • ¿Le dijiste que eran sólo amigas?
  • Le escribí un email pero ella ya cambió su estado civil a “soltera”. Y tampoco me ha respondido al SMS.

Hace unos años el psicólogo no hubiera creído – ¿acabar una relación a través de Facebook? ¡Esto es tan inmaduro, seguro que así solo lo hacen los adolescentes! Nada más equívoco: los estudios de Lab42 indicaron que el 33% de los adultos cortó su relación a través de un SMS, email o Facebook. Aparte salió que es mucho más fácil informar sobre la ruptura (el 52% de personas en seguida cambia su estado civil) que estar en una nueva relación (38%). Actualmente los abogados en Estados Unidos durante los procesos de divorcio utilizan con más frecuencia pruebas precisamente de FB. Ya se hacen legendarios los casos donde uno de los padres pierde la custodia sobre su hijo por fotos desacreditas publicadas por conocidos, por ejemplo con un puro en la boca. Y aunque los mismos abogados están lejos de considerar que las redes sociales llevan a los divorcios, los otros (por ejemplo Steve Ward, que dirige el programa “Amor difícil” en VH1) los culpan de quitar la intimidad y privacidad.

A los polacos les gusta Facebook – con 10.600.000 usuarios registrados queda en el puesto 24 en el mundo. La mayoría de los usuarios son mujeres (casi 53%) y gente joven (domina el perfil de 15-24 años y de 25-34 que dan más del 50%). Como indican datos de la empresa Gemius, 11% son niños y adolescentes de 7-14 años, las personas de edad media (35-44 años) es el 17%, y los  usuarios de edad 45-54 son el 10%. Generalmente en Polonia más de 17.000.000 de personas utilizan las redes sociales (90% de los usuarios de internet). Facebook gana tanto con las redes locales, como con los microblogs tan populares del otro lado del océano (Twitter).

¿Por qué pasa esto? ¿En qué consiste el fenómeno de las redes sociales? ¿Por qué hasta 1.150.000.000 de personas en el mundo tiene cuenta en Facebook?

Ahswini Nadkarni y Stefan G. Hofmann de Boston University aseguran que Facebook cubre dos necesidades humanas fundamentales: afiliación y autopresentación. El profesor M. Piskorski también pone la atención en la cuestión de soluciones de “disfunciones sociales”, o sea los problemas de la gente que Facebook puede resolver.

  • Lo peor fue que nuestros amigos comunes ponían “Me gusta” a este cambio de estado civil a soltera. Ni siquiera le preocupa a ella que ahora todos piensan que soy el peor.

El psicólogo se quedó pensando por un rato porque estaba frente a un fenómeno con importantes consecuencias sociales. Hace ya un tiempo sus colegas americanos empezaron a utilizar el concepto Facebook Addiction Disorder (FAD), es decir Trastorno de adicción al Facebook, tan característico para la Generación F (la generación del Facebook – la gente nacida en la era de las redes sociales, que trata de la misma manera las amistades virtuales y reales). Estas personas utilizan las herramientas de Internet para compartir informaciones, emociones, experiencias de la misma manera como en caso de los contactos “en vivo”. Esto cambia no solamente su manera de contactarse sino también la manera de pensar sobre la productividad y la efectividad. La Generación F preferentemente trabaja en casa,  prefiere el horario de trabajo con menos estándares y no tan estricto.

  • Entonces hay que cambiar tu perfil – dijo el psicólogo y esperaba la reacción. El otro casi seguro que utilizaría palabras “inteligentes” que tratarían de las teorías de personalidad, emociones y descubrimiento de sí mismo. Pero no estaba seguro si esto serviría. El chico se sonrió, puso atención y dijo: Ufff, que alivio. Ya pensaba que me iba a hacer alguna terapia.

En el mundo de Facebook reina el pseudonarcismo, llamado por Patricia Wallace en “Psicología de Internet” concentrarse en su propio “yo”. Esto da la impresión que los demás están interesados en nuestra vida igual como nosotros mismos. No es extraño: 40% de nuestra narración trata de pensamientos y sentimientos, y siguiendo los estudios de Lee Hatz, hablar de sí mismo activa al cerebro igual como comida, sexo y dinero. ¿Qué estamos haciendo en Facebook? Según prof. M. Piskorski:

  • 35% mira perfiles y fotos de los desconocidos
  • 35% mira perfiles y fotos de los conocidos
  • 9% mira su perfil
  • 8% añade texto en perfiles
  • 8% añade y quita conocidos

La conclusión es obvia – ¡Curioseamos! Pues hacemos algo que no haríamos en la vida real. Y, aparte, curioseamos impunemente, porque todos se pusieron de acuerdo para esta convención. Y si nosotros lo hacemos, lo mismo esperamos de los demás. La teoría del manejo de la apariencia de E. Goffman dice que cada uno utiliza una estrategia adecuada para presentarse del mejor lado. Es el escenario para la mejor foto, la foto más interesante, la sonrisa más bonita, el chiste más divertido, el comentario más fuerte, el número más alto de likes. Es el escenario para un “yo” ideal, o sea una imagen de sí mismo la cual, más consciente o menos, nos gustaría tener.

  • ¡Porque ella tiene un perfil tan súper! ¡Allí hay fotos de las últimas vacaciones, como toma el sol, va a unas fiestas estupendas y tiene tres veces más amigos que yo!

Alguien dijo una vez que si no se existe en Google, no se existe. Lo mismo mucha gente joven puede decir sobre Facebook. Cada perfil es la creación de su propia identidad, es el marketing de su personalidad, es la resolución de los problemas de la vida real. Aquí nadie sabe, ni debería saber que uno es tímido (aunque los estudios de E.S. Orra indicaron que las personas tímidas tienen menos conocidos,  más tiempo pasan en las redes sociales y les gustan más), poco atractivo y quisquilloso – porque se puede presentar de una manera más apropiada.

  • ¿Qué es lo que la última vez pusiste en tu perfil? – preguntó el psicólogo.
  • No me sentía bien después de la separación, así que en la mayoría canciones tristes y nada más.
  • ¿Algo sobre ti?
  • Solo noticias que no tengo nada por hacer y que me voy a dormir.

El chico no conocía otra posibilidad, aparte de curiosear, lo que ofrecen las redes sociales – presumir. En la vida real la persona que habla demasiado de sí misma está considerada como presumida y socialmente estigmatizada. No está bien visto ser presumido, pero en Facebook es como otra regla del comportamiento. Los que saben exponerse de la mejor manera ocupan la mejor posición en la jerarquía de la sociedad virtual. Algunos escriben sobre lo que actualmente hacen, concentrándose en sí mismos. De otro lado, están los que comentan las acciones de los demás. Uno quiere ser solo optimista (posiblemente un extrovertido), otro escribe de lo que no le sale. Pero independiente de lo que uno pone allí cada uno espera una recompensa según la teoría de gratificación.  Y esta recompensa en el mundo de Facebook son likes y comentarios. Primero, si nosotros dejamos que los demás nos valoren, queremos que estas notas sean mejores. Segundo, si uno añade un comentario en nuestro perfil, entonces de acuerdo con la regla de mutualidad (Caldini) nos inclinamos más hacia esto. Y así empezamos comerciar con la moneda virtual.

  • Esto es muy aburrido Si pusieras allí informaciones más interesantes entonces los amigos te apreciarían de otra forma. Y tú mismo te sentirías diferente.
  • ¿Más interesantes, es decir qué?
  • ¿Informas de los lugares que visitas?
  • No especialmente…
  • ¿Entonces cómo la gente puede saber que llevas una buena vida?

El fenómeno de los últimos años en el marketing es juegolización – es decir, adaptar las reglas de los juegos de computadoras a la venta y en los negocios.  La utiliza el 70% de Fortune 1000 companies (las empresas más grandes del mundo) y muchas de las estrategias se adaptaron también en las redes sociales. Una de ellas es el deseo de lograr y pasar al siguiente nivel. Y otra vez aparecen los medios sociales – cuando físicamente te encuentras en algún lugar puedes informar de esto e invitar, a través del mundo virtual, tus conocidos al restaurante, club o cafetería. Las aplicaciones te premiarán con estrellitas, con informaciones optimistas y con bonitas gráficas, las cuales solas se colocarán en tu perfil. ¿Qué ganarán con esto tus conocidos? Relación con la persona que lleva una vida interesante y  está dispuesta a compartirla. A nadie le molesta que uno presuma porque el acuerdo entre los habitantes de Facebook permite esta convención. Lo interesante es que esta fanfarria lleva al trastorno de la imagen de personas añadidas a los amigos. Oscar Ybarra de University of Michigan subraya que comparándonos con esta “extraordinaria gente” podemos sentirnos peor sin saber que simplemente se adaptó una convención de auto presentarse de una manera positiva.

Los estudios chinos (Yu) mostraron la provechosa influencia de Facebook en la autoestima y en la reducción del sentimiento de soledad (Lou). Pero hasta un cierto límite – los científicos de Plos One probaron que mientras más tiempo pasamos en Facebook tanto peor nos sentimos. Coloquialmente se describe como Fomo (fear of missing out) – el miedo de ser omitido, relacionado con el hecho de ver la vida de los demás sin invertir en la suya.

  • ¿Entonces si cambio lo que escribo y lo pongo en Facebook me sentiré mejor?
  • Por supuesto. Con la condición que no pasarás allí demasiado tiempo y no cambiarás tu vida real por la virtual.
  • Esto no va a ocurrir porque tengo estudios y muchas tareas. Pero tiene Usted que entender una cosa – la mayoría de mis conocidos a menudo conoce y habla a través de Facebook. Yo también.

El psicólogo le sonrió a él y a sí mismo. A él porque aunque era de una generación mayor que se había educado en otra percepción de la privacidad, de relaciones, comunicaciones, sin embargo entendió que los tiempos han cambiado. Que ahora los jóvenes son totalmente diferentes y construyen su autoestima, y posición en la manada conocida como clase y ha sido cambiado por la administración de la imagen virtual. También se sonrío a sí mismo porque cuando acabe de escribir este artículo lo colocará en este blog. Y los comentarios aparecerán en… Facebook.

¡Cu al Facebook mis queridos!

Si quieres leer más textos y enseñanzas del campo de la psicología práctica, haz click en “me gusta” en el perfil del autor: www.facebook.com/mateuszgrzesiak

No Comments